Hace un tiempo recibí un encargo muy especial:

Crear piezas de un emplazamiento emblemático, y uno de los más privilegiados de nuestra historia, como es el conjunto arqueológico de Empúries, calificado por la UNESCO como una de las ruinas más bonitas del mundo.

Desde el primer momento asumí el encargo como un reto. Uno de aquellos retos que te hacen especial ilusión. Personalmente me encanta bañarme en las playas ante las ruinas, es un baño lleno de historia.

Debía representar un fragmento del legado cultural de la ciudad griega de Emporion y de la antigua ciudad romana de Emporiae. Combinar la luz del mediterráneo con la tierra de las ruinas. ¡Azul y Terracota!

Y como todo reto no ha sido fácil, pero sí gratificante.

El yacimiento es realmente una fuente de inspiración.

Después de varias visitas, y muchas fotografías, decidí centrarme en los mosaicos. Daban todo el juego que necesitaba.

El trabajo ha sido laborioso, ya que he reproducido con exactitud todos los dibujos que integran los mosaicos. Contando las teselas, blancas 11×11, 1 azul, 2 hileras de blancas + rectángulo azul 10×22… repetir…

Conseguirlo ha supuesto tomar imágenes de la zona del derecho y del revés, para más tarde reproducirlas en el ordenador.

Y el esfuerzo siempre tiene recompensa. Estoy muy orgullosa del resultado: Fulares y cintas de pelo que consiguen transmitir el alma del Yacimiento y de su maravilloso paisaje del mar al fondo.

Foto: Andreu Coca

Si estáis interesados en comprar alguna de estas piezas, Solo tenéis que visitar El Museo Empúries – Museo de Arqueología de Cataluña. http://www.macempuries.cat/